Fin de carrera. Mis impresiones

Hace unas semanas terminé oficialmente la carrera de Pedagogía y ahora mismo estoy haciendo el máster. Apenas llevo dos semanas de clase pero ya he podido ver unas pequeñas diferencias. Y, aunque no me voy a enrollar en nombrarlas, me han llevado a reflexionar sobre estos últimos cuatro años.

Para hacer el máster he decidido cambiar de universidad. Me han recomendado hacer el máster en un sitio distinto a donde realicé el grado. Estoy realizando el Máster de Formación del Profesorado con la especialidad en Orientación educativa. No os voy a mentir, aunque la carrera me ha encantado ha habido cosas que me han hecho encontrar unas incongruencias bastantes llamativas para ser la carrera que era. Es una carrera bastante general, ya que te muestra os distintos ámbitos en los que un pedagogo se puede desenvolver, aunque como ya os he comentado en numerosas ocasiones, el ámbito escolar es el que predomina.

¿Qué diferencias he encontrado?

Por desgracia, para algunas personas hacer una carrera es un mero trámite para poder empezar. Muchas veces entran en la carrera con una idea idealizada y cuando están en el curso ven que no es lo suyo, y aún así continúan. Pierden la motivación y quizás esa pequeña vocación que les había iniciado a formar parte del grado. Es algo que por desgracia es muy normal en relación a nuestro sistema educativo. No tomamos ninguna decisión seria hasta que de repente tomamos una que nos determina el futuro, muchas veces sin la madurez suficiente.

Quizás esa es la mayor diferencia. Ahora en clase me encuentro con que estoy con compañeros que están por lo mismo que yo, que no han perdido la vocación, que quieren seguir escalando en la misma dirección que yo para, en un futuro, poder ser o cambiar esas cosas que no nos gustaron. O todo lo contrario, ser el reflejo de ese docente que en nuestra etapa escolar nos alentó a ser lo que la educación necesita: gente con motivación.

Los cuatro años de carrera han sido maravillosos. Años donde he podido indagar en temas que a mí me llamaban la atención, esenciales para mi formación. Las personas con las que he compartido estos años han sido muy dispares. He conocido a gente con gustos muy similares y todo lo contrario, gustos opuestos que me han ayudado a crecer como futura profesional. Sin lugar a dudas, repetiría una y mil veces más esta carrera.

Han sido los primeros cuatro años de mi camino como profesional de la educación. Cierro este capítulo con mucho orgullo y alegría. Y al fin, soy Ana la Pedagoga

Un comentario en “Fin de carrera. Mis impresiones

  1. Corina dijo:

    Exlente, me agrada la idea de una persona a pesar de las circunstancia nunca debe perder el hilo de los sueños y la constancia de la lucha en la vida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *