MESOB, especialidad en Orientación Educativa. Impresiones

Si tu objetivo es trabajar dentro de un colegio como orientador/a tu siguiente paso, después de cursar Pedagogía o Psicología es realizar el Máster en Formación del Profesorado en Educación Secundaria Obligatoria. Para ello debes haber estudiado previamente el grado de psicología o pedagogía (al menos en España).

Habiendo pasado un verano de por medio, estoy más preparada para analizar lo que para mí fue el Máster de Formación del Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria en la especialidad de Orientación Educativa por la Universidad Autónoma de Madrid. Mi grado de referencia fue pedagogía, como muchos ya sabéis, pero me encontré con compañeras que venían de psicología. Esta mezcla formativa-profesional me ha ayudado a crecer no sólo a nivel formativo sino a nivel personal.

¿Cómo se organiza el máster?

La temporalización del máster es de un curso escolar, empezando en septiembre y acabando en junio. Durante el primer cuatrimestre se imparten las asignaturas que nos unen a todas las especialidades del MESOB centrado en la orientación educativa. A lo largo del segundo cuatrimestre se desarrollan las asignaturas especificas de la especialidad, así como el desarrollo del Trabajo de Fin de Máster.

Las prácticas se desarrollan durante todo el curso (desde noviembre a mayo aproximadamente). Las mismas se pueden realizar tanto en un centro educativo como en un Equipo de Orientación Educativa y Psicopedagógica (EOEP). Este periodo tan extenso de prácticas te permite conocer la realidad educativa: comienzos de curso, etapas de evaluación, entrega de notas, etc.

Una de las características principales de las asignaturas del máster ha sido su carácter práctico. En ningún momento ha requerido de un aprendizaje a través de la memorización sino que se ha promovido un trabajo práctico que nos ha permitido en todo momento estar en contacto con la realidad de la educación en nuestro país así como la realidad que cada una estábamos viviendo en las prácticas. Podría afirmar que en cuanto a la formación recibida y necesaria para trabajar en un colegio es mejor la que he adquirido en el máster. El temario, en su mayoría está directamente relacionada con la orientación educativa: procesos y contextos educativos; sociedad, familia educación; investigación educativa; orientación educativa; asesoramiento psicopedagógico… Como he dicho antes, el carácter práctico de la parte teórica ha brillado por su presencia: numerosos trabajos en grupos o individuales; prácticas sobre casos educativos o momentos de reflexión y diálogo.

A este Máster pueden acceder alumnos tanto desde la carrera de pedagogía como desde la carrera de psicología, esta variedad de formación previa hace que el discurso y lo que uno puede recoger de cada clase sea rico en contenido. Incluso sin que la otra persona dijera de dónde venía podías saber por su discurso si era pedagoga o psicóloga.

Las prácticas

He podido observar una gran diferencia entre el periodo de las prácticas del grado y las del máster. Tuve la suerte encontrar un centro educativo cuando estudiaba pedagogía que me ayudó mucho a conectar con la realidad educativa de los centros educativos.

Debido a la situación pandémica no pude terminar las prácticas del grado de manera presencial, decidí volver a realizar las prácticas en el mismo centro. Esta decisión me ha ayudado a ver la diferencia entre un periodo u otro así como priorizar tareas y objetivos dentro de un DO. La principal diferencia que encuentro entre ambos momentos son los conocimientos adquiridos en ambos momentos. El grado de Pedagogía se podría definir como una bomba de conocimientos, la mayoría alejadas de lo que realmente es un orientador dentro de un centro educativo o de las funciones de un pedagogo en cualquier ámbito. Para poder conocer esa realidad debías escoger asignaturas especializadas en los distintos ámbitos de la pedagogía. En cambio, los conocimientos adquiridos en el Máster son de carácter prácticos, conectan directamente con la realidad del orientador educativo.

Otra de las diferencias a destacar entre ambos momentos de prácticas es la madurez que tienes en un momento u otro. En el grado de Pedagogía, al menos en la Universidad Complutense de Madrid, sólo existe un periodo de prácticas en el último curso. Sin saber a lo que te quieres dedicar y sin saber nada de la realidad a la que te vas a enfrentar, tienes que elegir uno de los ámbitos. En cambio, cuando accedes al Máster ya has pasado por ese periodo y para hacer un máster ya tienes que tener claro a dónde te quieres dirigir. Al fin y al cabo, te estás especializando.

Conclusiones

Realizar el máster de Formación del Profesorado es obligatorio para trabajar en cualquier centro privado o concertado, incluso para opositar, independientemente de la especialización. Pudiendo reflexionar sobre los conocimientos obtenidos en la carrera y los obtenidos en el máster considero esencial la realización del último ya que te da las herramientas necesarias para trabajar en un centro educativo, en mi caso ya que realicé las prácticas en uno. La carrera de pedagogía te ofrece contenidos muy amplios de distintos aspectos de la educación reglada o no reglada, del mundo académico-social y del mundo laboral. Sin lugar a dudas considero esencial la realización del máster.

La carga de trabajo diría que ha sido alta: muchos trabajos individuales y grupales; participar en seminarios; explicación de temas por parte de los alumnos… Esta manera de aprender y enseñar considero que es la correcta ya que se consigue un aprendizaje más profundo y significativo. A diferencia de aprenderse lo que dice un autor y la ley y «escupirla» en un examen, como quien dice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *