Principios de la orientación escolar

Hoy vengo a hablaros sobre los principios de la orientación. Estos principios hacen referencia a la línea que mediatiza nuestra conducta dentro de la orientación. Es el camino que debemos seguir para realizar una orientación de manera óptima.

¿QUÉ SON LOS PRINCIPIOS?

Los principios hacen referencia a la línea de pensamiento que mediatiza nuestra conducta.

Los principios que rigen la orientación escolar son: de ayuda y faciliitación;

Principio de ayuda y facilitación.

Es sujeto prioritario de la orientación es el alumno. Podríamos afirmar que el principio de ayuda y facilitación es el principio por el cual la orientación tiene como primera línea de acción la propuesta de alternativas educativas y diversas metodologías didácticas con el fin de ofrecer una intervención de lo más especializada e individualizada posible. Hay que tener en cuenta los contextos en los que se mueve el alumno, con el fin de contribuir al desarrollo integral del mismo. Nuestra función es acompañar. 


Toda la orientación es ayuda y trata de facilitar, no suplantar e imponer. Nuestro trabajo como pedagogos es el asesoramiento y el consejo técnico está orientado a propuestas de alternativas educativas, metodologías didácticas y tecnológicas y la intervención especializada (aportando información, experiencia, análisis de situaciones, oferta de opciones específicas, toma de decisiones). 

Puesto que la orientación educativa busca contribuir a la optimización, individualización e intervención en las situaciones que lo requieran, este principio es básico para actuar como orientadores ya que la orientación es, en sí misma, ayuda y facilitación de herramientas y recursos para conseguir un desarrollo pleno del alumno.

Principio de intervención

Hace referencia a que la orientación busca prevenir situaciones no deseadas, reeducar al alumno cuando tenga actitudes o acciones inconvenientes para su evolución desarrollo y desarrollar al alumno en todas sus dimensiones.  Por lo tanto, el principal objetivo del orientador es buscar un cambio dando respuesta a una necesidad tanto al alumno como a profesionales como a familias. Por ello hay que saber cuales son todas las dimensiones de la intervención para poder conseguir que la misma intervención sea adecuada y de los resultados esperados.

Toda intervención es un intento sistemático de cambio. Debe ser de una manera sistémica: vinculando a todos los agentes que estén relacionado de manera directa o indirecta con el alumno. El trabajo se realiza a través de otros profesionales mediante programas de prevención, apoyo, refuerzo y reeducación. 

Principio de universalidad y globalización.

La orientación debe ser para todos en cualquier momento de su etapa educativa, además debe ser integral, que abarque todas las dimensiones del alumno, sin que exista necesariamente una situación de necesidad educativas. 

Por otro lado la orientación debe atender a cualquier necesidad y no solo a la necesidad de orientación vocacional-profesional. Teniendo en cuenta que deben participar todos los miembros de la comunidad educativa, este principio es básico al aplicar una respuesta orientativa.

Es una orientación para todos y en todos los momentos en su estancia en la institución:  no se debe centrar en la orientación vocacional/profesional, no solo para aquellos sujetos en situación problemática, en alto riesgo o con necesidades específicas de apoyo educativo, para todos los miembros de la comunidad educativa (profesores, padres, alumnos)

Principio de adecuación.

Como hemos podido comprobar en el principio de globalidad y universalidad, la orientación debe abarcar todos los ámbitos relacionados con el alumno, como el personal, en el que tendremos en cuenta tanto su estado emocional como momento evolutivo y posibles necesidades, el contexto familiar o su situación socioeconómica. 

Este principio hace referencia a favorecer la adaptación del alumno al sistema educativo y del sistema educativo al alumno. Es importante contemplar las circunstancias: personales del sujeto (momento evolutivo, posibilidades, necesidades, limitaciones de todo tipo), del contexto (familiar, social e institucional) , de procedimientos y modos de intervención, servicios, programas y adaptaciones. 
Hace referencia a la coordinación e implicación de todos los miembros de la comunidad educativa (dentro de la red tutorial, profesorado, áreas de conocimientos, profesores…)

Partiendo de que el objetivo del orientador es la individualización y por ello hacer que el sistema educativo se adapte a las necesidades del alumno, este principio ocupa un lugar fundamental en la actividad de la orientación. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *