¿Qué implicaciones tiene la Educación para la Justicia Social?

Las escuelas que luchan para alcanzar la Justicia Social tienen como objetivo último que sus escuelas lleguen a contribuir a conseguir una sociedad más justa. No sólo por proponerse ese objetivo son escuelas para la Justicia Social, sino que su comunidad escolar debe reflejar actividades, comportamientos que luchen contra las injusticias o desigualdades escolares y sociales.

Muchos sabéis que estoy haciendo el Master de Orientación Educativa. En una de las asignaturas nos han pedido que elijamos un tema y lo investiguemos para dar una clase sobre el tema. Mis compañeras y yo elegimos este tema y está siendo un reto comprenderlo, enfocarlo y como decimos «hacerlo nuestro».

¿Qué es la educación para la justicia social?

La máxima de las escuelas para la justicia social es: «una escuela que trabaje PARA la Justicia Social debe, a la par, trabajar EN Justicia Social y DESDE la Justicia Social». Por un lado, cuando decimos «trabajar en…» hablamos de la capacidad que nuestros alumnos tienen para ser agentes del cambio social. Por otro lado, la escuela que trabaje desde la Justicia Social atiende a los tres ejes en los que se fundamenta la justicia social: redistribución, reconocimiento, participación y representación.

La definición para la educación para la justicia social, resulta muy compleja y difícil de incluir todos los aspectos e implicaciones que esta recoge. Yo entiendo que la educación para la Justicia Social atiende a un objetivo claro: luchar en contra de las injusticias y desigualdades del mundo en el que vivimos a través del desarrollo de capacidades, proceso de sensibilización y participación. Requiere de una formación y una puesta en práctica. Se basa en la teoría y la práctica.

Implicaciones de la Educación para la Justicia Social

Los elementos de las escuelas basadas en Justicia Social atienden a una consecución de 6 fases que van desde lo individual que es el alumno hasta llegar a salir de uno mismo para ayudar a los demás. Pablo Freire (1972) estableció agrupó los elementos en las siguientes etapas:

Autoconocimiento y autoestima

A través de auto-preguntas como ¿Quién soy? o ¿de dónde vengo?, se realiza un proceso de introspección en su propia identidad y la historia que les precede y rodea. Se pretende cultivar sentimiento de orgullo por su cultura, orígenes, tono de piel, orientación sexual o género.

Respeto por los otros

Se debe generar un clima de respeto a la diversidad y empatía luchando y rompiendo estereotipos acerca de las identidades de sus compañeros. Se pretende que entre todos aprendan sobre la historia, fortalezas y resiliencias de la cultura del otro.

Injusticias sociales

Los y las estudiantes aprenden sobre la historia del racismo, el sexismo, el clasismo, la homofobia, la intolerancia religiosa, etc.

Movimientos sociales y cambio social

Se ejemplifican las acciones en contra de problemas sociales actuales.

Despertar la conciencia

Las actividades educativas buscan despertar la conciencia de otros estudiantes, docentes, familias y la comunidad acerca de las injusticias estudiadas. Los estudiantes explican a otros compañeros aquello que hayan aprendido. Aunque la sensibilidad es un precursor necesario para la acción, la comunicación no se traduce en cambio. Es por ello que es necesaria la sexta y ultima fase-elemento.

Pasar a la Acción Social

En esta última fase los alumnos identifican problemas y adquieren competencias para poder cambiarlo.

En próximos post seguiremos tratando el tema de la Educación para la Justicia Social, ya que el tema es muy amplio y creo que queda mejor si lo dividimos en diferentes publicaciones. Aún no tengo una opinión propia sobre la Educación para la Justicia Social que se sustente. Mi objetivo esseguir investigando y así, formar una opinión rígida.

Me gustaría compartiros un blog que estamos utilizando para desarrollar algunas partes del trabajo ya que, es un blog únicamente de Justicia Social: http://educacionyjusticiasocial.blogspot.com/

¡Hasta la próxima!

REFERENCIAS

Murillo Torrecilla, F. and Hernández Castilla, R., 2011. Hacia un concepto de Justicia Social. Revista Iberoamericana sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educación, [online] (4), pp.8-23. Recuperado a partir de: https://www.redalyc.org/pdf/551/55122156002.pdf

Murillo, F. J., & Hernández-Castilla, R. (2014). Liderando Escuelas Justas para la Justicia Social. Revista Internacional De Educación Para La Justicia Social3(2). Recuperado a partir de https://revistas.uam.es/riejs/article/view/337

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *