Resiliencia en estos tiempos 🙌🏻💪🏻

La resiliencia es la capacidad que tenemos las personas para superar, recuperarse, de situaciones traumáticas o de gran dificultad. En situaciones difíciles como la pérdida de un ser querido o una ruptura, una persona puede desarrollar determinados recursos, desconocidos hasta el momento, para superar dicha situación.

En estos tiempos que nos está tocando vivir a nivel social, son muchas las personas que ayudan a través de foros, blogs, redes sociales… a dar tips, soluciones, charlas que pueden ayudar o motivar.

¿Qué significa ser una persona resiliente?

Ser una persona resiliente no es la excepción sino la norma. Es decir, todos tenemos la capacidad de superar situaciones difíciles, pero es posible entrenar o buscar herramientas y recursos que te ayuden a vencer este estado.

Una persona resiliente es…

  1. aquella que acepta que la vida es dura, es frágil, dificil y que a veces pasan cosas que no nos habían pasado con anterioridad, pero ahora están sucediendo.
  • La victimización. Es bueno sentirse víctima en un principio, pero es vital saber salir de allí, integrar dicha situación dentro de la experiencia vital de cada uno.
  • Cambiar la pregunta desde ¿por que a mi? a por ¿por qué no a mi?: llevar y tratar las situaciones con humildad.
Parada, Escudo, Señales De Tráfico, Señalización

2. quien sabe donde poner su atención. Una persona resiliente es capaz de poner el foco en dos puntos concretos:

  • En lo positivo. Una persona resiliente no es una persona «positiva», es una persona que sabe apreciar lo negativo, el sufrimiento y el dolor, pero es capaz de sintonizar con todo lo positivo que tengan. Un recurso que estoy haciendo es apuntar al finalizar el día tres cosas (o las que se me ocurran) por las que me siento agradecida: por ese ratito al teléfono con mi amiga, por cumplir los objetivos que me he propuesto, ese ataque de risa he compartido con mi familia…
  • En lo que puede controlar. De esta situación no hay mucho, de puertas para fuera que podamos controlar. Pero si de puertas para adentro cogemos determinados aspectos de los que podamos controlar, seremos los dueños de lo que ocurre. Por ejemplo, establecer una rutina: un horario de trabajo, de comidas y de ejercicio, que no se pasen los días y no hagas nada. Esto no quiere decir que no haya tiempo para descansar, desconectar, viciarte a alguna serie o pasare horas hablando con tus amigos.

3. Es capaz de ser consecuente con las autopreguntas que se realiza. ¿Esto me hace bien o me hace daño? Es una pregunta que a veces la respuesta es lo contrario a lo que uno quiere. Pero es necesario ser conscecuente con la misma. Yo creo que esto se entiende mejor con un ejemplo. Cuando empezó toda esta situación, me levantaba y lo primero que hacía era ver el periódico, las ruedas de prensa y acababa el día volviendo a ver el telediario. A los pocos días me dí cuenta de lo mucho que me estaba afectando esta sobre-información, la sobre-información es desinformación. Es por ello que decidí, ya que me hacía daño, ver el telediario una vez al día y levantarme sin redes sociales.

No sólo con esta situación, también con problemas del día a día: compararte con otras personas, saber determinada información que no vaya contigo directamente, tomar decisiones, hacer determinados planes… Es conveniente saber cuáles son tus límites y hasta dónde puede uno aguantar.

El Camino, Vigas, Camino, Bosque, Naturaleza, Silencio

4. Una persona resiliente es aquella que confía en su historia, por lo que ha pasado y qué aprendizajes sacó de determinadas épocas o relaciones. Cuando nos ocurre algo traumático y no sabemos por donde empezar, cómo continuar,qué camino seguir… fijarte en todo lo que has conseguido, en aquellas vivencias que parecía que no ibas a salir de ahí y saliste. Nadie mejor que tu tomará las decisiones adecuadas y fieles a ti mismo.

5. Por último, una persona que es resiliente es aquella que vive con un sentido de trascendencia. No confundas esto anclado a lo religioso o místico, que también, pero no es a lo que me refiero con los ejemplos a los que voy a hacer referencia. nada más lejos de la realidad. Está enfocado a conectar con aquello que va más allá de uno mismo, de salir de uno mismo y ver qué puedes hacer para que tu vida tenga un sentido, un propósito.

Para salir de uno mismo suelen recomendar hacer voluntariado, pero como muchos sabéis, no hace falta irse muy lejos para poder ayudar a las personas. Cerca de ti encontrarás a alguien a quien ayudar: a tu vecina que no puede salir, a poner alegría en tu casa, tomar la iniciativa…

Es crucial practicar estos hábitos de manera CONSCIENTE, CONSTANTE E INTENCIONAL.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *